Aunque en los últimos años han tomado un protagonismo esencial en moda y complementos, es la época más importante para elegir unas gafas de sol de calidad, pensando más en la lente que en el diseño.

3 tips para elegir gafas de sol de calidad:

1: Categoría de la lente.

Tendemos a pensar que el nivel de oscurecido del cristal es garantía de protección, y esto es erróneo. El nivel de protección va en relación al porcentaje de rayos que permite pasar, siendo posible que unas gafas con cristales translúcidos protejan más que unos totalmente oscuros.

2: Protección UV.

Que la lente ofrezca un filtro adecuado de rayos UV protegerá nuestra visión y nuestros ojos. Si la lente no es de calidad puede ser más perjudicial que no usar nada. El impacto de los rayos del sol directamente sobre el ojo, causa menos daño que si lo hacen pasando por un plástico o cristal de mala calidad.

3: Polarizadas o no.

Aunque no es un requisito clave para que nuestras gafas sean de mayor calidad, lo cierto es lo siguiente. En esta época del año las horas de exposición al sol aumentan considerablemente. Las gafas de sol polarizadas nos ofrecen una imagen más nítida, mejor contraste de los colores y, lo más importante, evitan el paso de los rayos reflejados al ojo.

¿Qué son los rayos reflejados?

Son aquellos que no llegan directamente del sol, sino que son reflejados en alguna superficie (asfalto, paredes, arena, nieve…). Estos rayos perjudican en mayor medida a los ojos. IMPORTANTE: antes de usar gafas de sol polarizadas debemos conocer para qué actividades están recomendadas y el nivel de filtro de estas, ya que para algunos momentos si el porcentaje de polarizado es elevado no se recomiendan.

Ante los rayos del sol, mejor calidad que diseño. Y si puedes tener las dos cosas ¿qué puede ser mejor?

 

Abrir chat