En nuestras ópticas cada día son más las personas que eligen dos gafas para una misma graduación. Veamos cuáles son los principales motivos que les lleva a esta decisión y si es recomendable usar diferentes gafas en la misma persona.

¿Quién prefiere usar diferentes gafas?

Los motivos más frecuentes suelen ser padres con hijos pequeños que prefieren usar una montura de calidad para el trabajo o la calle, y una más básica en casa con los niños por si estos la rompen.

También es habitual en personas cuyo puesto de trabajo requiere una vestimenta más sobria y formal donde sus gafas deben ir acorde, y eligen una opción más desenfadada e informal para su vida cotidiana.

En conductores, no sólo es habitual, sino que es una recomendación (no obligación) llevar unas gafas de repuesto en el coche. De este modo, ante una pérdida, rotura o imprevisto la conducción no será un riesgo.

¿Puede perjudicar usar diferentes gafas?

No, siempre y cuando sea la misma graduación para la misma finalidad. ¿Qué quiere decir esto? Muchas personas usan unas gafas para la visión de lejos y otras de lectura o para cerca. Evidentemente en este caso no perjudica usar diferentes gafas.

Si tenemos varias gafas para un mismo fin (distancia lejana, lectura, progresivas…) es importante asegurarnos de que en todas tenemos la misma graduación, así evitaremos dañar nuestra vista con el constante trabajo de enfoque. Para ello un consejo es que todas nuestras lentes sean graduadas en la misma óptica, así evitamos pequeños errores de lectura que puede haber entre los diferentes autorefractómetros.

Si eres un amante de las monturas y te gusta cambiar según el día, puedes estar tranquilo de que eso no perjudicará tu vista. Usa siempre lentes de calidad, y revisa tu graduación con frecuencia para evitar cualquier tipo de problema.

 

Abrir chat